domingo, 23 de agosto de 2009

Las razones de la tortuga

Sí, es cierto, señor oficial, yo mordí la cola del gato, pero no fue totalmente mi culpa... Yo perdí mi tranquilidad natural cuando él se burló, una vez más, de mí. Se ríe maullando a los gritos y rodando por el piso, porque sabe cuanto me molesta que me llamen Manuelita.
¡Y todos me llaman Manuelita! Los amiguitos de mi dueño Joaquín, la prima Esther, el vecino almacenero, cuando me encuentra en la vereda, buscando un lugar en donde me llamen por mi verdadero nombre...
"Se te escapó Manuelita", dicen todos, ¡una y otra vez lo mismo! El papá, la mamá, los chicos del jardín...
Y el gato lo sabe y mientras intento dormir, maulla: "¡Manueliiiitaaaaa!!" Por eso le mordí la cola. ¡Mi nombre es Filomena! No Manuelita... Que quede claro.

4 comentarios:

Patricia González Palacios dijo...

Pobre Manuelita, perdón Filomena, gracias por visitarme ,a mi me gustó
encontrarte y como los blog se alimentan de amigos, aquí estamos, un abrazo. paty.

MONICA dijo...

Me gusta la historia de Manuelita y sobre todo su caparazón de colores. besitos y feliz semana.

Mariela Torres dijo...

Tiene razón Filomena. Fue defensa, no agresión.

Besos.

Julia dijo...

Está bien... la paciencia tiene un límite también, che!!! Pobre!
:)
Besosss.